Reunión en Manaos: cómo orientar Copenhague… o no

Esta entrada no tiene imágenes, ni fotos, ni leches. Hay que leérsela y punto. Ale, a correr.

El pasado 26 de noviembre, los gobernantes de los países de la Amazonia, salvo Colombia y Ecuador, se reunieron en la  ciudad brasileña de Manaos para acordar una posición conjunta de cara a la Conferencia Climática de Copenhague. Reunirse, se reunieron. De eso estamos seguros. Ahora bien, a qué se dedicaron… ya es más difícil de saber. La cumbre,  iniciativa del presidente brasileño Lula da Silva, trata de conseguir que de Copenhague salga algún compromiso vinculante y no sólo promesas en cuanto a la reducción de las emisiones de gases causantes del efecto invernadero. Casi nada, vaya. Fueron invitados a Manaos los presidentes de Bolivia, Colombia, Ecuador, Guayana, Perú, Surinam, Venezuela y Francia, este último por su condición de “país amazónico” (… … sin comentarios)

Hay que aclarar las terribles circunstancias en las que se encontraban los representantes de Colombia y Ecuador, y que les impidieron acudir: el primero sufría una lesión en un pie, el segundo estaba de visita oficial en Bélgica. Sí señor, eso es compromiso y lo demás son tonterías.

Sarkozy, por su parte, acudió para “evitar el fracaso de la reunión de Copenhague por la falta de compromiso de algunos países industrializados, especialmente de Estados Unidos y China, los mayores contaminadores del planeta”. A todas luces lo más lógico, claramente. Lula visitó a Sarkozy a mediados de este mes en París y ambos divulgaron un documento con propuestas como la creación de una organización internacional dedicada al medioambiente y al desarrollo sostenible.

En la reunión se llegó a un acuerdo para presentar “un mensaje ambicioso” sobre los temas de mayor relevancia en la región para que la voz amazónica en la cumbre en la capital danesa sea “cooperativa y convergente”. Se exigió un esfuerzo global, respetando y aclarando las responsabilidades de los países desarrollados y en desarrollo; que sean comunes pero diferenciadas ¿Alguien que entienda algo y me lo explique?

El Gobierno brasileño, por iniciativa propia, anunció a comienzos de noviembre que pretende reducir las emisiones de gases causantes del efecto invernadero entre un 36.1 y un 38.9 por ciento hasta el 2020, pese a que el país no está entre los cinco mayores contaminantes del mundo. Ese objetivo se alcanzará  mediante la reducción de la deforestación de la Amazonía y la quema de selvas. Y la paz en el mundo, por supuesto.

Lo más triste de todo, sin embargo, no han sido estos penosos clichés. Brasil y Francia insisten en que los países desarrollados deben adoptar metas concretas y ambiciosas para luchar contra el cambio climático, ya que son ellos los causantes de casi el 80% de las concentración actual de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera. Resumiendo: aquí la culpa siempre la tienen los demás.

Anuncios

Un pensamiento en “Reunión en Manaos: cómo orientar Copenhague… o no

  1. Pingback: Commonwealth: resultados del 28 de noviembre « Copenhague '09

¡Comenta y completa esta entrada con más información!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s