COP15: Hablar de compromisos asusta

Comparado con el hervidero de conferencias que supuso el día de ayer, hoy la agenda se presenta mucho más tranquila y asequible para los reunidos en la cumbre climática de Copenhague. Sorprende ver cómo la atención se focaliza ahora en la disparidad de opiniones que ha surgido entre el bloque de países subdesarrolados. A ver dónde llega todo esto.

El ciclo de hoy ha comenzado con ponencias de pequeñas islas y de las regiones más pobres de África. Su propuesta: que esta cumbre establezca compromisos  legales más fuertes y estrictos que los que dejó tras de sí el Protocolo de Kioto. Extrañamente, una parte importante de países en vías de desarrollo no han tardado en poner el grito en el cielo, mostrando una disparidad de opiniones bastante inusual.

Vayamos por puntos. La demanda del bloque de estados isleños y africanos no era otra que la redacción de un tratado legal y vinculante para situar en 1,5ºC el máximo aumento de temperatura posible. Para ello proponen regular la concentración de los gases de efecto invernadero en 350 partes por millón, en vez de los 450 ppm fijados por la gran mayoría del bloque desarrollado. Kioto, según ellos, no fue lo suficientemente conciso para los países más vulnerables al cambio climático. En resumidas cuentas: quieren que las nuevas medidas coexistan con el anterior tratado, actuando a modo de enmiendas.

LLegó entonces el turno de la parte en discordia. No es común que  se expongan puntos de vista distintos entre los propios países “del Sur”. Sin embargo, la queja ha sido generalizada entre los países que están experimentando actualmente una rápida expansión y modernización. A saber, China, parte de India y Sudáfrica alegaron que tales medidas retrasarían su crecimiento económico. “Nuestro sistema para combatir el cambio climático es absolutamente válido“, añadió el negociador chino Su Wei.

De momento, la parte interesada ha pedido que cesen las negociaciones climáticas hasta que el asunto alcance alguna solución.

Anuncios

2 pensamientos en “COP15: Hablar de compromisos asusta

  1. Estamos en lo mismo.
    A los países desarrollados el control de emisiones les importa, pero poco, siempren pueden comprar a los demás.
    A los del trecer mundo, les interesa que la emisión permitida sea alta.
    Pueden vender sus emisiones y además, no contrometer su futuro desarrollo

¡Comenta y completa esta entrada con más información!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s