ESPECIAL #02: Los secretos del H1N1

Vamos hoy con las claves del polémico virus de la gripe A. Pasados unos meses vamos viendo las cosas en perspectiva, y lo que todos los medios intentaron vender como la nueva gripe del 18 ha terminado siendo una cepa menos mortífera que la gripe habitual, con especial incidencia en grupos de personas determinados cuyas causas también analizaremos.

Hay tres tipos de virus de la gripe: A, B y C; siendo A y B los grupos que más incidencia infecciosa tienen sobre los seres humanos. A su vez, el virus de la gripe de tipo A se clasifica en dos subtipos, H1N1 y H3N2. Éstos provocan la gripe estacional año tras año. La vacuna anual estará formada, por tanto, por un cóctel inactivo de H1N1, H3N2 y B. Con esto queda aclarado el problema de nomenclatura: la gripe A no es una nueva cepa, ya existía con anterioridad. Tanto H1N1 como H3N2 SON gripes del tipo A, por lo tanto, no es del todo correcto identificar gripe A – H1N1, a pesar de que en la mayoría de medios son nombrados de forma indistinta.

La unidad básica del virus, el virión, consta de ácidos nucleicos (ARN), proteínas (causantes de la infección, replicación y transmisión) y lípidos (forman la membrana que recubre al virión y le permite ensamblarse a la célula, y son capturados de dicha célula infectada a la salida del virus). Ancladas a esta membrana, tres proteínas conectan con los receptores del glucocálix de la hospedadora y posibilitan la entrada del virus: hemaglutinina (H), neuraminidasa (N) y M2.

Hasta aquí, la composición genérica de cualquier cepa del virus de la gripe. Centrándonos en la cepa A, podemos establecer una gran variedad de subtipos en función de la hemaglutinina y neuraminidasa que posea. Las de la gripe A pandémica (H1N1) pertenecen al subtipo 1. Analizando un virión de H1N1 encontraremos:

– Ocho fragmentos de ARN.

– Proteínas M1 y NEP, estructurales.

– Proteínas NP, PB1, PB2 y PA, que intervienen en la replicación del ARN vírico (*y uno de los puntos débiles más descarados del virus, sobre todo la interacción PB1-PB2 conocida como “boca del dragón” por el acoplamiento)

– Proteínas PB1-F2 y NS1, sintetizadas por el virus y que se expresan en la célula infectada. Se encargan de enmascarar la infección para retardar la respuesta antivírica.

La pregunta creo que surge por sí sola. Si este nuevo subtipo no tiene nada de especial, ¿por qué en ocaciones es más virulenta que la gripe estacional?  Normalmente, los virus de la gripe infectan células del aparato respiratorio uniéndose a un tipo específico de receptores de membrana. Son moléculas de ácido siálico acopladas a una molécula de galactosa mediante enlaces alfa 2,6 y alfa 2,3. Sin embargo, mientras las cepas H3N2 se unen a los receptores alfa 2,6 (presentes en células de la parte alta del aparato respiratorio), H1N1 enlaza también con los receptores alfa 2,3 del respiratorio inferior, agravando la infección en algunos casos.

Un apunte más: las distintas variantes de H1N1 desencaden en los alvéolos pulmonares la producción de moleculas HLA-G “inmunosubversivas”, es decir, inhibidoras de reacciones inmunitarias en grado variable. Las moléculas HLA-G se sintetizan sobre todo durante el embarazo, esto explica, entonces, que las mujeres embarazadas sean más vulnerables al virus.

Anuncios

5 pensamientos en “ESPECIAL #02: Los secretos del H1N1

  1. Es lógico que en las embarazadas se de una situación de inmunosupresión. Al fin y al cabo, el embrión es un “parásito”, algo extraño en el cuerpo de la mujer. ¿No lo has pensado nunca?
    Si el H1N1 induce la misma situación, el resultado es obvio.

  2. La verdad es que cuesta un poco pensar en ello como “parásito”, pero sí es cierto que en su base siguen el mismo concepto.

    Yo tengo algunas preguntas. El H1N1 se contagia sobre todo por secreciones, ¿es recomendable entonces que una embarazada siga amamantando al bebé si ella ha contraído el H1NN1? Yo supongo que sí porque es el único aporte de anticuerpos que tiene en los primeros meses, pero no sé si es mayor el riesgo de contagio que las ventajas de la inmunidad.

    Y otra: ¿es capaz de atravesar la membrana placentaria? Quiero decir, tiene una alta capacidad mutagénica, y por lo que he leído aún no se ha determinado si en general se contagia al feto o no.

  3. La lactancia sigue siendo recomendada, aunque la madre tenga la gripe A. Tendrá que tener una madicación compatible con la lactancia, pero nada más.
    Por lo que yo se, no hay datos sobre si el virus atraviesa o no la placenta. No parece que sea muy probale, que el virus afecte al feto.

  4. Por cierto, durante el embarazo aumentan los corticoides, los estrógenos y la Pregesterona. Los corticoides se conocen desde hace mucho como depresores del S.I:, por eso se usan en enfermedades autoinmunes. Por otra parte, los estrógenos en cantidades altas (y en el embarazo se consigue valores de hasta 10 veces las nornales en los ciclos menstruales), tienen efectos antiinflamatorios.

  5. Dímelo a mí, que estoy hasta arriba de Urbason (corticoide) porque cada día me sale una alergía… un efecto muy curioso que noté la primera vez que me pincharon fue que también alivió y mucho la dermatitis crónica que tengo (soy un cuadro con patas, sí), aunque sólo momentaneamente.

    Respecto a lo que comentas, además los estrógenos tienen un rango de acción muy amplio: desde músculo cardíaco, a cerebro o huesos; y también mucosas, que son la parte que más nos interesa.

¡Comenta y completa esta entrada con más información!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s