AO Diciembre 2009, rompiendo moldes

Si en la anterior entrada tenéis toda la teoría necesaria acerca de la Oscilación Ártica, vamos ahora con los datos oficiales, que éstos no se inventan nada porque ni sienten ni padecen, ni salen ganando ni salen perdiendo, que sino ahí los teníamos también. Vamos con las estadísticas:

Por partes. El índice general de diciembre ha terminado en -3.41, el nivel mas bajo de los últimos 60 inviernos. La anterior mayor marca de AO negativa era del año 2000, con -2.35. No analizo tendencias porque no estoy por la labor, pero hay una curiosidad que salta a la vista sin tener que herniarse uno en buscarla: los tres últimos años ha predominado en diciembre una AO positiva, y no sólo eso, sino que el índice máximo data del 2006, como quien dice anteayer, en una especie de intento de compensar la situación actual.  Fijaos también en que se cumple lo que han pronosticado los científicos españoles en la anterior entrada: si observamos las AO negativas, eran mucho más habituales y menos pronunciadas hasta los años 70, sin embargo, a partir de ahí las AO negativas en invierno son cada vez menos frecuentes pero más acusadas. ¿Casualidad?

De hecho, en 2009 tenemos otro dato cuanto menos interesante: los meses estivales de junio y julio también han registrado su propio récord mensual a la baja, al igual que octubre, que en 2008 también registro su máxima AO positiva. Tanto contraste junto da qué pensar.

Para terminar, vamos ahora con un mapa de presiones atmosféricas del día 15 de enero de 2010 sobre el hemisferio norte (el más reciente que he encontrado), donde aparecen todos los anticiclones y borrascas que campaban a su anchas ese día (incluido el Ártico):


Para los que no se aclaren mucho: en el centro tenemos el Polo Norte, a la derecha tenemos Norteamérica y a la izquierda todo el continente euro-asiático. En la parte marcada con un círculo se observa una potente borrasca: salta a la vista lo juntas que estan las isóbaras, lo que indica vientos mucho más fuertes y rápidos. Recordad que las borrascas en el hemisferio norte giran de manera contrahoraria , tal como se aprecia por el sentido de las flechas que rodean el círculo.

Y allí, debajo del círculo, está el estrecho y el mar de Bering. Una última imagen del mar de nubes que se fotografiaba sobre la zona, impresionante y muestra de la fuerza de la borrasca que tenía lugar, formando lo que se conoce como cloud street. Se aprecian las nubes en expansión norte-sur, y a la derecha Alaska a punto de ser “engullida”:

Todo esto lo hago con un motivo, y no es otro que darnos cuenta de que los mecanismos implicados en la dinámica polar son muy complicados. El Ártico es un pilar básico, una piedra filosofal dentro de todo el calentamiento global; es tan importante como frágil. Nadie sabe aún si los comportamientos recientes en la atmósfera tendrán repercusión en el Ártico, ni si seguirán en inviernos próximos o serán eventos aislados.  La oscilación ártica tiene su importancia en la etapa de deshielo ártico y los pronósticos futuros para predecirla son escasamente fiables. Es fácil decir que los récord son para romperlos, y que siempre hay puntas, arriba o abajo. Sin embargo, me gustaría conocer la probabilidad de que, de los últimos siete meses, cuatro hayan sido máximos, y todos ellos superiores a los 59 mismos meses anteriores. Os dejo para reflexionar: la AO negativa de diciembre 2009 sólo se ha visto superada por la AO negativa de enero de 1977. Y eso le da medalla de plata entre 720 meses de serie. Yo me mareo.

Anuncios

¡Comenta y completa esta entrada con más información!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s