Nuevo gen de la autofagia localizado

Veréis, hoy me he encontrado con dos noticias a priori bastante interesantes. Sin embargo, por desgracia mi tiempo no es infinito y tenía que decidir cuál de las dos publicar. Ambas trataban de genes: una hablaba sobre las relaciones mecánicas y la otra sobre la autofagia; pero como a mí todo lo que lleve escrito física primero no lo entiendo, y segundo me da escalofríos, me decanté por la otra noticia que es mucho más bonita, ya lo veréis. Después de estas divagaciones que no interesan a nadie, vamos al tema.

Comencemos por señalar los rasgos principales del mecanismo intracelular conocido como autofagia. Se trata de un programa de reciclaje del que la célula dispone para recoger y eliminar los componentes de su interior innecesarios. Orgánulos envejecidos, proteínas dañadas y otros componentes son digeridos ante el riesgo de acabar con la célula si no son desintegrados y reincorporados. Por supuesto, ni qué decir tiene que las enzimas involucradas en este proceso deben su existencia a una regulación génica anterior. Es en este punto en el que los investigadores del IRB de Barcelona han realizado un avance al localizar un nuevo gen que favorece la autofagia celular.

La biomedicina siempre tuvo en el mapeado completo de los genes y porteínas uno de sus mayores retos, especialmente, aquellos involucrados en el control de la autofagia. “El gran interés que hay reside en su vinculación con enfermedades humanas”, dice su director. Cada día hay más evidencias de la relación de la autofagia con la aparición y progresión del cáncer, las patologías neurodegenerativas, las infecciones y el envejecimiento. Por ejemplo, algunas enfermedades neurodegenerativas causadas por la acumulación anormal de proteínas, como el Hungtinton, están asociadas a una reducción de la autofagia. La inducción farmacológica podría ayudar a limpiar los agregados de proteínas que causan la enfermedad en las células y aligerar los síntomas.

Caroline Mauvezin, primera autora del artículo, afirma que “es posible imaginar en un futuro terapias basadas en la modulación de la autofagia”. Pero todavía hay que profundizar mucho más en el conocimiento de esta vía y sus componentes, y entender exactamente qué papel tiene en cada una de las patologías para poder manipularla con fines terapéuticos. “De momento, hemos identificado un nuevo jugador y ahora debemos estudiarlo a fondo”.

El estudio revela que la proteína DOR interviene en las etapas iniciales de la autofagia, las más desconocidas. DOR facilita la formación de los autofagosomas, las estructuras que rodean los elementos a degradar, los capturan y los transportan hacia los lisosomas. Los autofagosomas se fusionan con los lisosomas para formar los autolisosomas, donde finalmente diversos enzimas eliminan los componentes intracelulares innecesarios o perniciosos.

Los investigadores han comprobado en células in vitro y en drosofila que sin DOR la capacidad de autofagia en la célula decrece. Este nuevo gen en la vía de la autofagia abre ahora muchas posibilidades de estudio, como por ejemplo ver si DOR se encuentra activo o silenciado en células tumorales. Pero los investigadores son cautos en la planificación de los próximos estudios. “Primero tenemos que determinar en modelos de ratón in vivo, la función precisa de DOR en la vía de la autofagia para determinar su importancia e identificar todas las proteínas con las que se asocia en este contexto

Normalmente suelo añadir o modificar bastante las noticias, pero como es un campo del que no conozco demasiado y la nota de prensa lo explica muy bien, pongo la fuente porque apenas he cambiado unos párrafos y es de justicia humana señalarlo.

FUENTE: amazings.com

Anuncios

4 pensamientos en “Nuevo gen de la autofagia localizado

  1. Pues ahora lo complicamos más.
    En 2007 el mismo equipo del IRB de Barcelona de Antoni Zorzano identificaron el gen DOR que regula la actividad de la glándula Tiroides. Parece que las proteínas producidas por el gen no se parecen a parecen a ningún otro grupo de proteínas descrito hasta hoy y muy probablemente, pertenezcan a una nueva familia.
    El gen DOR está muy reprimido en células de tejido muscular en ratas diabéticas.
    La conclusión de los investigadores: “es evidente que hay algún factor relacionado con la diabetes que provoca una caída en la expresión de DOR y esta represión del gen afecta directamente la acción de las hormonas tiroideas”.
    El próximo paso será ver qué impacto tiene la ausencia de esta proteína en la aparición o el mantenimiento de la diabetes.
    Según Zorzano, “es todavía demasiado temprano para saber si la proteína DOR serviría como diana terapéutica contra la diabetes. De momento, necesitamos investigar más a fondo su biología básica y descubrir los vínculos con la diabetes”, puntualiza el científico.
    Veremos en genética una cosa que se llama efectos pleiotrópicos de los genes.

  2. Yo ya me he liado, porque si leo cada noticia por separado lo comprendo, pero me veo incapaz de establecer una relación entre DOR autofágico y DOR en diabetes.

    A ver: un descenso en DOR provoca una recesión en la actividad autofágica. Entonces, si algún factor diabético provoca una disminución de proteínas DOR… ¿cómo se relaciona esto con la autofagia?

¡Comenta y completa esta entrada con más información!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s